Cómo nacieron las tarjetas de visita

Cómo nacieron las tarjetas de visita

Pese a que estemos inmersos en plena era de la informática uno de los encargos que más recibimos en nuestra imprenta digital en Alcorcón siguen siendo las tarjetas comerciales y de visita. De hecho, cada vez  que se abre un nuevo negocio, una de las primeras cosas que hacen sus responsables es encargar tarjetas para los directivos y el personal del área comercial.

Pese a su gran demanda, la mayoría de los clientes que viene a nuestra imprenta digital en Alcorcón desconoce cuál es el curioso origen de esta forma de presentación. Con la Revolución Industrial de finales del siglo XVIII, empezó a crecer la población en las grandes ciudades y en ellas, los nobles y adinerados, dedicaban buena parte de su tiempo a las actividades sociales.  A falta de un servicio de correos rápido, enviaban un lacayo con una nota anunciando su intención de realizar una visita.

La idea proliferó de tal manera que pronto esas notas manuscritas comienzan a ser impresas. Son los nobles quienes, para hacer notar el escalón superior en el que se encuentran con respecto a la burguesía acaudalada, junto a su nombre hacían imprimir su escudo de armas.  De este modo, cuando iban a visitar a un conocido, entregaban su tarjeta al miembro del servicio que les abría la puerta y éste se la hacía llegar a los señores para anunciar el nombre de los recién llegados.

Con el paso del tiempo y el incremento de las actividades comerciales, las tarjetas de visita comenzaron a incluir otros datos: la dirección, el número de teléfono, de fax, el correo electrónico, el logotipo de la empresa…, y se fueron incorporando la impresión a todo color como ocurre en la inmensa mayoría de tarjetas que hacemos cada semana en Gráficas Arlekín  

haz clic para copiar mailmail copiado